martes, 2 de febrero de 2010

momentos, instantes, magia

hay momentos en los que le gustaría parar el tiempo,
momentos en los que no le importaría que cayese una bomba atómica sobre su ciudad,
momentos en los que solo puede ser feliz
como aquel día, cuando él le dijo aquello

- ¿sabes lo que me gustaría hacer?
- ¿qué? preguntó ella, aún con el rubor en las mejillas
- traerte las estrellas al techo de tu habitación- suspira y la mira directamente a lo ojos, como a ella le gusta
- ¿por qué?
- para que cada vez que te acostaras, recordarás en la cantidad de lugares en lo que podemos ser felices tú y yo




y fueron felices y comieron perdices... ¿quien no sueña con un cuento de hadas?

1 comentario:

  1. qué bonita imaginación, las historias de estos dos enamorados:)

    ResponderEliminar